Grooming el infierno para los jóvenes

grooming

Amanda Todd era una joven de no más de 15 años que solía utilizar la webcam y videochats para contactar con sus amigos y conocer nuevas personas. Pero todo cambió el día que un “nuevo amigo” le pidió mostrar parte de su cuerpo a través de la cámara web, a lo que ella accedió. Muy pronto la fotografía de su torso desnudo viajó en la red, convirtiéndose en víctima de extorsión, acoso y bullying. Este hecho le causo daños graves como ansiedad y ataques de pánico. Como consecuencia de este acoso, ella terminó con su vida.

Las redes sociales nos permiten, efectivamente, estar en contacto con amigos, conocer gente,  incluso existen matrimonios sólidos que se conocieron a través de internet. Sin embargo, la otra cara de la moneda nos muestra un infierno al que estamos expuestos todos, pero principalmente niños y jóvenes.

El caso de Amanda no es aislado, como el de esta joven existen miles alrededor del mundo, en el que adultos enganchan a adolescentes para después cometer actos de extorsión sexual (sextorsión), acoso y bullying.

La forma en la que operan es sencilla, a través de las redes sociales, juegos en línea o multijugador, contactan a jóvenes de entre 12 y 20 años, les envían solicitud de amistad o mensajes privados. El adulto se hace pasar por un joven de la misma edad que su víctima y conforme la confianza y la relación crecen llegan a intercambiar números telefónicos, cuentas de correo; algo que podría ser  muy inocente entre amigos de la misma edad.

Pero el peligro enmascarado crece cuando en una conversación casual, los adolescentes sueltan información personal como direcciones, los lugares que frecuenta, los nombres de sus amigos, el nombre la escuela en la que estudian, dejándolos completamente expuestos.

Todo esto es una mentira perfectamente tejida para que el joven tome confianza. Así víctima y victimario  intercambian mensajes diarios, el adulto se adapta a la forma de pensar del chico, en gustos, aficiones, disgustos, formas de hablar y de expresarse, se convierte en un confidente, lo enamora. La chica o el chico  no saben que están tratando con un experto, con una persona mayor que buscará cualquier oportunidad para convertirlo en su placer.

Es un juego macabro, los padres de estos jóvenes no saben que sucede, sus hijos no les dicen nada; pero un padre atento notará que su hijo o hija pasa demasiado tiempo en internet, chateando, mensajeandose con alguien, pero si no habla con él no se dará cuenta que su hijo puede ser víctima de grooming.

El grooming es el asecho sexual, un acoso a menores que realizan los adultos, a través del intercambio de mensajes o fotografías sexuales que posteriormente utilizan para chantajearlos pidiendo más fotografías sexuales o vídeos.

Existen otros casos de grooming en el que aún amparados bajo una falsa identidad, citan al joven para conocerse y avanzar en la relación, sí el chico o la chica aceptan al encuentro, será más sencillo para el adulto dominarlo,  con consecuencias terribles como secuestro, tortura, violación o asesinato.

Esto se vuelve cada día una situación preocupante para toda la sociedad, pero se puede evitar, la recomendación para todos jóvenes es no intercambiar fotografías con nadie, hacer privadas sus publicaciones en redes sociales, no aceptar invitaciones de personas que no conocen, no ceder ante el chantaje, platicar de estos temas con sus padres, en caso de que suceda una extorsión denunciarla. Pero sobre todo jamás dar información personal.

A los padres les recomendamos estar atentos a lo que sus hijos suben a internet, quienes son sus amigos, con quienes hablan y con quienes se mensajean y es que en las redes sociales es muy común ver a jovencitas subir fotos a Facebook, Twitter o Instagram en ropa interior, con “duckface”, con poses sensuales, dejando al descubierto sus pechos o su trasero.

Recordemos que en el momento en que comenzamos a subir fotografías, éstas dejan de ser nuestras y cualquiera las puede utilizar para los fines que mejor les convengan y en internet nada es lo que parece, una persona se puede hacer pasar por cualquier otra y  estará protegido por el anonimato que la red le brinda.

Compartiendo en Redes

Laura Ortega Williams

Coordinadora de Marketing Digital en Mediatikos Consulting

Anuncios

Acerca de Mediatikos Consulting

Somos profesionales de la comunicación decididos a emprender una empresa de asesoría en temas relacionados con nuestra profesión, tales como el coaching mediático electoral, elaboración de contenidos, líneas discursivas, relaciones públicas y aseoría en imagen institucional. Sin embargo, nuestra naturaleza periodística, nos acompaña en esta pequeña pero gran aventura, por lo que no dejamos de crear opinión y generar lo que para nosotros es la esencia de la vida laboral.....comunicar, informar y difundir.
Esta entrada fue publicada en Redes Sociales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s