Deja vu en el metrobús

Alquimia del Poder

Por Ruby Soriano

Dicen que la ociosidad es mala consejera y como dispuse de toda una mañana libre, me dí a la tarea de pedirle a una amiga su rimbombante tarjeta gratuita para viajar en el reluciente y brillosito metrobús.

Me lancé a esas tierras lejanas mejor conocidas como Tlaxcalancingo; haciendo fila entre una bola de gente que se amontonaba y sentía que se le iba el vagón, subí al “monárquico” transporte donde me sentí como lenteja en cacerola de peltre.

Apretones, empujones, enojos, prisas y un chofer que de pronto iba lento, lento porque parecía no conocer bien la ruta.

Por un momento, ansié tomar la ruta 3, caray! Esa que pasa sobre la 13 poniente y circula como alma que lleva el diablo.

Entre tanto apretujón, le hice plática a mi compañero de ventanilla, un trabajador de la construcción que de lo más coloquial me dijo:

“La verdad Seño esto va a tronar, le apuesto que si nos vamos en combi ya hubiéramos llegado, esto nomás es como para cumplir los caprichitos de los políticos”.

Y sí, cuánta razón, entre habituarse a estas nuevas formas de traslado y la urgencia política de poner en marcha este sistema de transporte, quienes pagan los platos rotos, son los miles de poblanos que terminaron por invertir casi hora y media entre el arribo a los andenes y la ruta final a la siguiente terminal.

Después de este vía crucis, las caras de las decenas de poblanos que vi abordar y descender del modernísimo transporte, fueron de enojo y frustración.

Y es que no es lo mismo probar el metrobús cerrando calles y sólo para el reflector, que abordarlo a las horas pico, cuando la gente va estresada, cansada, con la prisa de llegar a sus fuentes de trabajo.

Creo que sería buen ejercicio darles otro tour a los funcionarios de gobierno pero con los humores, olores, empujones y caos que se vive en el mentado metrobús.

Que sientan lo que es viajar en “la gran obra del sexenio” pero sin toallitas húmedas para secarse el sudor o limpiarse las manos de tanto roce con la plebe.

La vida real es otra sin helicópteros Señores, así que los poblanos esperamos  habituarnos pronto al modernísimo metrobús que sin duda puede ser de utilidad para quienes nos movemos en esta cada vez más complicada ciudad.

Sin embargo, tomen en cuenta que  inaugurar con premura cualquier gran proyecto, en lugar de facilitar a veces contribuye a generar el caos.

Sólo esperamos que la imponente rueda de la fortuna que se instalará en el Paseo Bravo,  no deje varados en las alturas a los suculentos invitados y termine como una de tantas que acostumbrábamos abordar en los míticos juegos mecánicos que alguna vez se instalaron en ese mismo lugar.

@rubysoriano  rubysoriano@gmail.com  https://mediatikos.wordpress.com/

 

Anuncios

Acerca de Mediatikos Consulting

Somos profesionales de la comunicación decididos a emprender una empresa de asesoría en temas relacionados con nuestra profesión, tales como el coaching mediático electoral, elaboración de contenidos, líneas discursivas, relaciones públicas y aseoría en imagen institucional. Sin embargo, nuestra naturaleza periodística, nos acompaña en esta pequeña pero gran aventura, por lo que no dejamos de crear opinión y generar lo que para nosotros es la esencia de la vida laboral.....comunicar, informar y difundir.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s